¡Hola a todas y a todos!

 Hoy en el blog toca hablar sobre lo importante que es la presencia de la ergonomía en los espacios de trabajo. Seguramente cuando escuchamos la palabra “oficina”, a la mayoría nos viene a la cabeza ese incómodo puesto de trabajo al que acudimos día a día y en el que nos pasamos largas jornadas de trabajo, deseando que llegue la hora de salida, volver a casa y descansar.

¿Quieres que tu oficina sea tan cómoda como tu hogar?

¿Qué las horas se te pasen volando y te vuelvas mucho más productiva/o?

¡Desde Érase una vez decoración, te ayudamos y te damos las claves para cambiarlo!

 

 Elegir una mesa adecuada

El escritorio debe de ser el idóneo en función de la actividad a realizar y contar con el espacio suficiente para tener nuestro material de trabajo. Las dimensiones mínimas aconsejadas para unas condiciones óptimas son de 140*80, 160*80 cm y 75 cm de altura, ya que permite una buena postura para el uso del ordenador.

Una muy buena opción que os recomendamos, son mesas regulables en altura, obligándote cada hora a trabajar de pie unos 15’, favoreciendo así la circulación en nuestro cuerpo.

Otro complemento muy importante en nuestra mesa es la canalización de la electrificación, para permitir el uso de aparatos electrónicos.

Elegir una Silla regulable

La silla, es el elemento que más usamos en nuestra jornada, por lo que debemos de elegir una silla lo más resistente y que cumpla con las condiciones ergonómicas.

¡Os contamos cuáles!

  • Debe tener un mecanismo de regulación que regule la inclinación del asiento y el respaldo. Esto nos va a permitir tener una buena postura de nuestro torso respecto al escritorio.


  • Brazos regulables en altura. Muy importante también, ya que facilita el descanso y ayuda a tener una postura correcta pensada para todos, evitándonos dolores de espalda y hombros.

  • Asiento acolchado para un mayor confort.
  • Regulación lumbar, que nos aporta una sujeción extra evitando la presión lumbar.

 Elegir buenas soluciones de iluminación y acústicas

Una correcta iluminación también repercute en nuestro bienestar a la hora de trabajar y a ser más productivos, es por ello por lo que debemos colocar nuestro mobiliario en zonas donde podamos aprovechar al máximo la luz natural.

Asimismo, es imprescindible velar por la acústica del espacio, sobre todo si el tipo de trabajo lo requiere. Nadie puede trabajar bien y concentrado en un espacio lleno de ruido.

Una buena opción que os aconsejamos, son los separadores acústicos, sobre todo si los puestos de trabajo son enfrentados.


 Áreas de descanso

Hoy en día pasamos muchas horas en la oficina, por lo que es imprescindible cuidar la salud de los trabajadores. Es clave que tengamos unos minutos de desconexión de nuestras tareas.

¿Cómo logramos esto? Pues habilitando zonas para ello.

Estudios demuestran que una persona cómoda en su puesto de trabajo se siente mejor y es mucho más productivo.

¿Te imaginas ese sofá tan cómodo de casa trasladado a tu oficina?

¿O esa zona ideal, equipada para prepararte tu almuerzo?

¡Potenciar todo esto es ganar en salud!

 

Ahora que ya lo sabes… ¿Cómo sería la oficina de tus sueños? ¡Nosotras te ayudamos!

Deja un comentario

Error: ¡Por favor, comprueba tus entradas!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.